Se dice que dependiendo del tipo de “panza” que tengas… es el ejercicio que debes hacer. Es por eso que en el post de hoy, he recopilado los diferentes “tipos de panza” y la correcta forma de ejercitarnos para deshacernos de tal molestia jajá. Si te identificas con alguno, entonces ya sabes cómo bajar la panza.

Ejercicios para bajar el abdomen + Tipos de panza

¡Descubre cuál es el tuyo!

 

La panza que tiene llantita

Si eres de esas personitas que comen comida chatarra, tienen una vida sedentaria y se la pasan en el sofá todo el día. Entonces, probablemente este es tu “tipo de panza”. Los ejercicios recomendados suelen variar y van desde abdominales, sentadillas a correr, saltar la cuerda y/o subir y bajar escaleras.

 

La panza por estrés

Sí. El estrés también te regala además de tensiones una bella panza que cuesta desaparecer. Pues este tipo de abdomen es el que tienen las personas que padecen síndrome del intestino irritable, gastritis o colitis. Los ejercicios que pueden ayudarte a desaparecerla son las caminatas o rutinas de pesas que sirven para tonificar.

No es recomendable realizar ejercicios cardiovasculares porque aumentan los niveles de cortisol. En su lugar, puedes optar por el yoga. Y si aún no te convences al 100% no olvides pasar al post de la semana pasada. En él, te cuento las razones por las cuales hacer yoga vale la pena.

 

Panza de embarazo

Traer al mundo a un nuevo ser es especial. Pero los cambios generados en nuestro cuerpo después son algo a tomar en cuenta.

Si tienes el abdomen aún un poco inflamado lo mejor es no realizar ejercicios fuertes después del parto. Deja pasar unos 4 meses antes de comenzar con rutinas y mientras tanto. No olvides hacer ejercicios de piso pélvico para aplanar tu abdomen desde adentro hacia afuera. Aprieta y suelta los músculos del piso pélvicos 15-20 veces, en cinco sesiones al día.

 

La panza que se hincha

Las personas que tienen este tipo de abdomen, suelen tenerlo plano durante las mañanas y se va hinchando o inflamando durante el día. Esto es debido a la acumulación de gases y a una mala digestión.

El ejercicio recomendado para este tipo de panza es más que nada la respiración. Recuéstate boca arriba, completamente relajada, y respira profundamente con tu abdomen 10 veces. También es fundamental cambiar tu alimentación y acelerar tu metabolismo si quieres deshacerte de esta pancita.

 

La que es imposible de quitar

Puede que lleves una dieta balanceada, hagas ejercicio y te mantengas todo el día en movimiento. Pero aun así tienes una pequeña panza que aunque hagas miles de abdominales no se va.

Bien, pues deja de insistir en ellos. Realiza en su lugar, lagartijas 3 veces por semana e incrementa las series que realices para que los resultados sean más rápidos.

 

La pancita

Las que tienen “pancita” suelen ser personas ocupadas o tienen carreras más exigentes. Pueden incluso ser adictas al gimnasio, pero atrapadas en los mismos ejercicios y dieta a diario. Personas delgadas pero con un bajo abdomen que estropea su silueta.

Los ejercicios recomendados son circuitos y/o repeticiones de ejercicios como sentadillas o zancadas que trabajan conjuntos musculares individuales. Las pesas suelen ser una gran opción también pues al hacer pesas se queman grandes cantidades de grasa en poco tiempo.

Hasta aquí el post de hoy. ¿Te identificaste con algún tipo de panza? Los ejercicios aplicados correctamente y con constancia darán resultados visibles EN POCO TIEMPO.

De cualquier manera te invito a quererte, a cuidarte y a estar más saludable. No importa si tienes o no panza, lo importante es que te sientas bien.

Share This