Muchas veces ya hemos platicado de los beneficios de hacer ejercicio continuamente y cambiar nuestro estilo de vida. Pero para algunas personas lograr este cambio no es tan fácil como se puede pensar. Quizás por cuestiones de tiempo, dinero y demás… creo que ya aclaramos que excusas hay montones, pero ese no es el punto el día de hoy. Lo que quiero hacer en este post es compartir contigo algunos tips o consejos para que puedas enamorarte de tu rutina de ejercicio y disfrutarla lo más que puedas.

Tips para enamorarte de tu rutina de ejercicio

DIVERSIFICA

Comprendo totalmente que cuando haces o quieres hacer todos los días los mismos ejercicios puede ser agotador y aburrido. Por eso mi primer consejo es que cambies de ejercicio todos los días. Formas de ejercitarte hay demasiadas. Un día puedes hacer yoga, otro algo de cardio, salir a correr, nadar… en fin, elige cada día un ejercicio diferente para que tu cuerpo no se acostumbre y no te aburras constantemente.

PREGÚNTATE ¿QUÉ TE INSPIRA?

Busca inspiración todos los días, convierte tu rutina diaria en algo inspirador, no en un momento de miedo. Tener el cuerpo que quieres toma tiempo y no va a cambiar de la noche a la mañana. Lo importante es encontrar pequeñas cosas que te hagan feliz con lo que haces. Quizás arreglarte para hacer ejercicio, tener ropa bonita, ejercitarte en pareja etc. Haz lo que te inspire.

BALANCE ES LA CLAVE

Así como no pasa nada cuando haces ejercicio toda la semana y se te olvidó hacer el viernes, tampoco pasa nada si un día a la semana “pecas” y te comes esa hamburguesa que tanto deseas. Encuentra el equilibrio entre lo saludable y lo no saludable.

RODEATE DE PERSONAS BONITAS

Ve a ejercitarte en pareja, convence a tu mejor amiga de acompañarte, si no tienes tiempo, sal a correr al parque o a algún lugar lindo. El enamorarte de hacer ejercicio está en rodearte de cosas que te gusten.

COMPROMETERTE CON ALGUIEN MÁS.

Si al principio no lo haces por ti, hazlo por alguien más. Comprometerte a ir a correr a las 5 a.m. puede ser muy excesivo, pero si no tienes más tiempo y además te comprometes con otra persona de llegar. Puede ser el no despertar a alguien más tu motivación del día.

Como ven, enamorarte de tu rutina de ejercicio conlleva factores externos que muy bien puedes controlar. No te estreses, relaja tu mente y tu cuerpo. Si cuando inicias te cuesta trabajo, te prometo que con constancia te va a gustar cada vez más y hasta llegarás a extrañar ejercitarte.

Share This